miércoles, 27 de diciembre de 2017

Nuestras mejores y peores lecturas del año 2017




Como todos los años, toca hacer repaso de cómo ha sido el año lector. Este año me había propuesto leer 60 libros en mi reto de Goodreads, y he logrado sobrepasarlo en dos, es decir, he leído 62 libros. No es mucho... teniendo en cuenta que Thersuva ha leído... ¡84 libros! 

Estos comentarios que vamos a hacer sobre nuestras mejores y peores lecturas son, naturalmente, opiniones; no pretendemos sentar cátedra sobre lo mejor o lo peor, sino solo expresar lo que más nos ha llegado o irritado, basado o no en criterios literarios, aunque, por supuesto, estos son los que  intentamos que nos guíen. 

Pero basta de rollos. Aquí va mi lista. Abajo, la de Thersuva. Naturalmente, no he puesto todo, solo una selección, ya que otras lecturas que me gustaron, por ejemplo, son libros digamos tipo técnico. Y entre los peores, he omitido a un par de autores españoles...

Peores y mejores lecturas de M.C. Mendoza

Este año está claro que ha sido, para mí, el año de la no ficción. No solo he leído  mucha, sino que a este apartado pertenecen los libros que más me han gustado o aportado. El subgénero literario que más he leído ha sido, creo, fantasía y Ciencia Ficción.

Libros leídos (total): 62
Escritos por mujeres: 20
Escritos por hombres: 42
Españoles e hispanoaméricanos: 30
Extranjeros: 32

Mejores

Maus: Relato de un superviviente Spiegelman, Art Aunque me parece un cómic largo y repetitivo, resulta interesante y humano. Las primeras quince vidas de Harry August North, Claire

Buena premisa y desarrollo inicial. Terminó haciéndose algo pesado, pero bueno, dentro de lo que hay, es de lo mejor que he leído.

Querida Ijeawele: Cómo educar en el feminismo
Adichie, Chimamanda Ngozi

Breve carta de una mujer nigeriana a una jovencita con consejos feministas. Interesante comprobar que en todo el mundo las mujeres, sean de la cultura que sean, tienen los mismos problemas.

La otra cara de la conquista: Viaje a las Indias maravillosas
Herren, Ricardo

Divertida colección de anécdotas con afán divulgativo sobre curiosidades de las conquista de América. No será la mejor obra de historia del mundo pero a mí me hizo gracia.

Teoría King Kong
Despentes, Virginie

Libro duro y demoledor donde la francesa Despentes nos cuenta, crudamente, su visión sobre el feminismo, y además, cuenta experiencias propias, como una violación o sus opiniones sobre el porno o la prostitución. No estoy de acuerdo en muchos de sus postulados pero resulta interesante conocer esta visión.

La cocina de la escritura
Cassany, Daniel

Un clásico bien estructurado y claro sobre cómo escribir mejor. Recomendado.
La noche de la Usina
Sacheri, Eduardo

Una novela divertida sobre la ominosa época del "corralito" argentino. Ladrones entrañables que roban a otro ladrón. 
La invención de la ciencia: Una nueva historia de la revolución científica
Wootton, David

Grueso mamotreto algo divagante y con partes pesadas, pero muy bien documentado sobre uno de los momentos más apasionantes de la historia humana: los inicios de la ciencia moderna. Fascinante saber cómo se gestaron incluso las palabras que hoy nos son corrientes como experimento, descubrimiento, etc.

La invención de la naturaleza
Wulf, Andrea

Otro mamometreto, en este caso sobre la figura de Humbolt, hombre increíble cuya vida daría no solo para una película sino incluso para una serie con varias temporadas. La autora se recrea contando cada paso del genio, quizás excesivamente, pero es tan interesante que pasas por alto la prolijidad...

En busca de New Babylon
Scali, Dominique

Curioso western moderno, con dosis de "alta literatura". Experimento quizás no redondo pero si apreciable.


Destacados

La leyenda de las dos piratas
Vila, María

Un libro de casi mil páginas siempre es algo a tener en cuenta, y sí encima trata de aventuras en el mar y piratas, y lo ha escrito una mujer, joven para más inri, mucho más. Algún pequeño anacronismo, pero lo destaco por el resto de sus valores. Y porque las mujeres no solo escribimos "rosa", romántica, intimismo, "novela femenina", etc...

Trilogía del Tearling, de Erika Johansen

No será el mejor libro de fantasía-CF del mundo mundial pero logró que me metiera en la historia, cosa que rara vez me pasa en los últimos tiempos. Final algo soso, eso sí.


Decepciones

Le crime du comte Neville
Nothomb, Amélie

Clásico ya que Nothomb me decepcione con sus últimas novelas. Ya no es la que era, o será que ya me sé sus "chistes".

Por último, el corazón
Atwood, Margaret 

Muy lejos de sus obras clásicas, como "El cuento de la criada".

Los que menos me gustaron 

Anna
Ammaniti, Niccolò

Incomprensible que en una editorial como Anagrama publiquen esta historia que parece de zombis, y ni siquiera de zombis buena...

El silencio de las tierras altas
Bragi, Steinar

La ambientación en las tierras altas islandesas es lo mejor. El resto, bodrio.

Nunca es tarde
Tristante, Jerónimo

Increíble que una novela que es apenas un borrador sin rematar, llena de reiteraciones, haya ganado un premio literario. Supongo que tendrá su público...

El fuego invisible
Sierra, Javier 

El premio Planeta de este año es más de lo mismo en temática (Grial, misterios religiosos) y, encima, contado de forma más aburrida y carente de acción. Final acadabrante.

Terapia amorosa
Glattauer, Daniel

Una tontería, breve por suerte, bastante previsible.
Origen (Robert Langdon, #5)
Brown, Dan 

Dan requiere un lugar aparte: ya de por sí es malo, pues con este libro es aún peor. Una España como jamás has visto (jaja) con un aventurero (Langdon) más mediocre que nunca. Descacharrante y surrealista. 

Rosa de ceniza
Rahola, Pilar

La redacción es correcta, pero la autora pasa de novelizar y dramatizar. Nos lo cuenta como si fuera un libro de Historia, y desaprovecha el tema de la Semana Trágica de Barcelona. Aburrido y panfletario, parece escrito en el siglo XIX.

La influencia silenciosa: Cómo el clima ha condicionado la historia
Brasero, Roberto

Malísimo. La redacción mala, el contenido pobre. 

Lecturas de Thersuva:

Total de novelas leídas: 84
Escritas por mujeres: 49
Escritas por hombres: 35
Españolas e hispanoamericanas: 38
Extranjeras: 46


Mejores (¡qué pocas hay!):

La escritora, de Carmen Conde (novela de género bien escrita y desarrollada).
La biblioteca de los libros rechazados, de David Foenkinos (metaliteratura, misterio, amor a la lectura, mundillo literario).
La gárgola, de Andrew Davidson (qué buena es la primera mitad, humor e ingenio dentro del más horrible drama, y cómo baja el nivel en la segunda).
Eleanor Oliphant está perfectamente, de Gail Honeyman (ejemplo de novela en primera persona bien narrada, tan evocadora como sutil. Protagonista interesante, con muchos matices, se empatiza con ella. Conexión emocional con la historia y los personajes).


Bien:

Y si fuera cierto, de Antonia J. Corrales (la mejor novela de la autora, bien planificada y redactada, mensaje. Se aprecia una interesante evolución)
No soy un monstruo, de Carme Chaparro (género, bien redactada, reflexiones sociales, mensaje)
Lo que habita dentro, de Malenka Ramos (revisión de It, de Stephen King, a ratos larga y dispersa, lo compensa el mensaje final y los tramos de interés)
La pared vacía, de Elisabeth Sanxay Holding (retrato de una sociedad, una familia y una mujer que se cuestiona todo lo que la rodea, incluso a sí misma, en clave de novela de misterio)
Mi primer gran caso, de Javier Holmes (primera persona, estructura clásica, protagonista ingenioso y culto. Fallan la sencillez de la trama y algunas incoherencias. Tiene potencial.)
El final del hombre, de Antonio Mercero (novela de misterio bien llevada)
Mejor la ausencia, de Edurne Portela (Hace sentir y pensar, final fallido.)
― Niebla en Tánger, de Cristina López Barrio (misterio, metaliteratura, romance, bien estructurada y desarrollada, permite reflexionar y el final encaja con el resto de la novela).
Mil veces hasta siempre, de John Green (Adolescentes creciendo en medio de problemas y dramas. Tiene su punto).
Frío, de Jordi Sierra i Fabra (novela negra clásica. Profesional).
Los demás seguimos aquí, de Patrick Ness (adolescentes creciendo entre problemas, una vez más. La «gracia» de la historia es cómo se cuenta y, sobre todo, lo que no cuenta, pero influye de  alguna manera en los protagonistas).
La hija del alfarero, de José Luis Perales (en realidad  está mal escrita, pero tiene el valor de su potencial como intento de transmitir algo).
La librería del señor Livingstone, de Mónica Gutiérrez  (tras leer otras dos novelas con librerías como protagonistas, esta destaca por cómo transmite el amor tanto a los libros como a los lugares donde se venden. La parte romántica desmerece un poco el resultado final).


Uf:

La parte escondida del iceberg, de Màxim Huerta (cientos de vueltas y vaguedades para no contar nada. Repetitiva, vacía, fallida)
La noche de tus ojos, de Sandra Andrés Belenguer (no solo está mal redactada y estructurada, sino que el «mensaje»  de carácter «romántico» que transmite, con una protagonista pasiva y boba, es, como mínimo, cuestionable e inquietante)
El color del silencio, de Elia Barceló (estructuralmente fallida, previsible, aburrida)
Pecado, de Benjamin Black: (digresiones, escenas innecesarias, apenas investigación, difícil empatizar mínimamente con los personajes, la conclusión es abrupta y el epílogo explicativo.)
Los crímenes del lago, de Gemma Herrero Virto (primera persona fallida, demasiado explicativa, y obvia, larga, enrevesada)
Origen, de Dan Brown (sin duda su peor novela. Sin sentido, sin misterio, sin emoción, mal escrita, sin capacidad de enganchar o interesar).
Eva, de Arturo Pérez-Reverte (la misma estructura de Falcó, más aburrida)
Nunca es tarde, de Jerónimo Tristante (borrador sin revisar que utiliza torpemente todos los clichés del género. Hubiera podido ser entretenida).
Mi maravillosa librería, de Petra Hartlieb (anodina, aburrida y sin alma. Se quitan las ganas de tener una librería y, casi, de leer).
La librería, de Penelope Fitzgerald (fría, distante. La película solo puede mejorar la historia).

Abandonos:

Los sioux, de Irene Handl.
El gigante enterrado, de Kazuo Ishiguro.
Caraval, de Stephanie Garber.
Más allá del Invierno, de Isabel Allende.




¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

martes, 19 de diciembre de 2017

La hija del alfarero, de José Luis Perales

Editorial: Plaza & Janés, 2017
288 páginas
19.90 €
Ebook: 9.99 €

Argumento:

La decisión de Francisca de abandonar El Espejuelo, pueblo en el que vive, para irse a la ciudad, es el comienzo de una serie de cambios en su familia.

Comentario:

Aunque la novela se titula «La hija del alfarero», Francisca no es la protagonista absoluta, sino que comparte protagonismo con el resto de su familia: Brígida y Justino, los progenitores, y Carlos, su hermano, todos ellos al servicio de una obra que la publicidad califica como «una emotiva y apasionada historia sobre las consecuencias de nuestros actos y el sacrificio necesario para alcanzar los propios deseos.», entre otros detalles que quizá desvelan, prematuramente, demasiado de la trama.

Sin embargo, una lectura más «creativa», se aleja de generalidades como «consecuencias de nuestros actos» o «sacrificio necesario», que parecen aludir a pasajes tan tópicos como previsibles (lo que le pasa a Francisca en el hotel donde trabaja en Ciudad del Mar, Carlos en El Olvido), para «descubrir» otros temas de mayor interés y complejidad: la vida rural, las diferencias entre vivir en un pueblo diminuto o en una ciudad más grande, el desarraigo, de la implacabilidad del progreso y el paso del tiempo… relatado de manera más o menos simbólica.

Brígida y Justino representarían ese mundo rural cuyo destino es ser vencido por el progreso (la evolución del trabajo de alfarero, el abandono del pueblo en busca de algo mejor hasta quedar casi deshabitado…): 

«En El Espejuelo, la casa de los claveles rojos fue vendida. El alfar, en el que Justino, el padre alfarero de Carlos, se había dejado la vida, fue abandonado. La maleza lo fue cubriendo como lo encontraron años atrás, y la furgoneta con la que hizo el reparto de material a las obras de El Olvido fue vendida, ocupando su lugar un coche de lujo que no desmereciera al lado de los coches de los vecinos.».

Carlos simbolizaría la llegada del progreso, y la riqueza al poner tejas de barro cocido en todas las casas de El Olvido, y los cambios que se producen en cuanto a riqueza, turismo, negocios (cafetería, panadería y bollería, una peluquería donde estaban las cuadras):

«Fueron tantas las ideas de negocios a instalar en el pueblo que hasta don Juan del Oso, el cura, con ánimo de recaudar fondos para las necesidades de la iglesia y evitar obras en donde instalar objetos sacros, pensó en restaurar un viejo confesionario que almacenaba polvo de siglos en la planta baja de la torre del campanario e instalarlo en la puerta de la iglesia, habilitado como quiosco, al que llamaría EL RINCONCITO DE DIOS.».

Francisca contribuye al cambio yéndose a vivir a Ciudad del Mar en un tren cuyo trayecto indica el cambio de un mundo a otro:  

«A través de las ventanillas, el paisaje y la luz iban cambiando, pasando de la aridez de la tierra escasa de vegetación y un tiempo aún fresco a pesar del comienzo de la primavera, a un paisaje más verde tapizado de viñas y cultivos de almendros en flor en donde el aire, al asomarse a las ventanillas, era más cálido y lleno de aromas a flores silvestres que más tarde darían paso al perfume del azahar procedente de los campos interminables de naranjos cruzados por las vías del ferrocarril.».

Lamentablemente, el autor carece de los recursos necesarios para plasmar adecuadamente sus ideas, cayendo en errores de principiante: diálogos explicativos en los que los protagonistas saben lo que cuentan, dedicados solo a transmitir torpemente cierta información; exceso de puntos de vista, entre ellos los de personajes secundarios; recuerda cada poco quién es quién («Brígida estaba sola. Justino, su marido, y Carlos, su hijo, se encontraban en el tejar…»); Y, lo más destacado, el paso del tiempo, que no parece transcurrir a la misma velocidad para Francisca que para Carlos, lo que produce desconcierto y confusión, al no saber siquiera cuanto tiempo transcurre entre el principio y el final de la obra.

En resumen, «La hija del alfarero» es una novela deficiente en lo formal (algo solucionable aprendiendo técnica literaria), en la que destaca alguna imagen poética, en especial en escenas situadas en El Espejuelo, sus paisajes o el trabajo de alfarero, con el mérito de tener algo que contar, un universo propio: la recreación, nostálgica e intensa, del mundo rural, ambientada en la comarca de Vallehondo, ya presente en la anterior, y primera, novela de su autor, «La melodía del tiempo».


***T***



¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

jueves, 14 de diciembre de 2017

Todos nuestros presentes equivocados, de Elan Mastai

 Todos nuestros presentes equivocados
All our wrong todays
Elan Mastai
Traductor: MARIANO PEYROU TUBERT
Alfaguara
432 páginas

 
Argumento:

Tom vive en 2016, pero su mundo es muy diferente del que conocemos. En él, existe una especie de utopía ciéntifica generada por el éxito del experimento del "motor Goettreider", que facilita energía libre para todo el mundo. Cuando el padre de Tom decide organizar un viaje al momento en que este motor comenzó a funcionar, se crea el caos, y Tom es trasladado a nuestro 2016.

Comentario:

La novela, narrada en primera persona por el protagonista, Tom Barren, empieza bien, con la descripción de un mundo utópico, donde todo el mundo es feliz y la tecnología está sumamente avanzada y extendida, ya que la energía es gratis... Sin embargo, ya desde el inicio tienes que suspender "un poco" la incredulidad, y no porque se trate de una ucronía o de viajes en el tiempo, sino porque hay algunas cosas que no encajan o que son discutibles, como que la existencia de un "motor" o generador de energía libre obre los efectos descritos, ignorándose toda la parte ideológica o las posibles resistencias a tal "gratuidad". Pero bueno, lo aceptas, así como la utopía extendida a todo el mundo (no lo dice, pero entendemos que es así en todas las partes del planeta y en todas las sociedades humanas, cosa que también chirría un poco). Ese mundo futurista tiene un cierto aspecto "vintage", como de Ciencia Ficción antigua, algo naïf quizás. Pero también lo aceptamos por lo que tiene de homenaje. 

Poco a poco nos vamos dando cuenta de que original, lo que se dice original, no es mucho. De hecho, me suena haber leído una novela española donde también el uso de la energía "libre" provocaba una utopía de esta índole, en este caso inspirada en los supuestos inventos de Nicola Tesla. Por no mencionar lo mucho que recuerda la historia, en ciertos puntos, a "Regreso al futuro" y otras películas y novelas del género "viajes en el tiempo", con elementos que ya se han convertido casi en un tópico, como la alteración de líneas temporales con consecuencias catastróficas no solo para el protagonista sino también para el mundo o el hecho de que haya una novela por ahí que narre cosas parecidas, los bucles de "profecías autocumplidas" o que alguno de los personajes sea aficionado a la escritura de CF, etc. 

La novela se detiene mucho al inicio narrando cómo es el mundo "alternativo", para mi gusto demasiado. Se me hizo algo pesada esta parte. Luego mejora cuando el personaje llega a "nuestro" 2016, pero de nuevo acaba por hacerse lenta hasta que llega el desenlace, más interesante. De todas formas, casi todas las cosas que ocurren son algo previsibles y esperables, aunque para quien guste de esta tématica eso no es importante.

La voz narradora no me ha caído muy bien. El personaje principal es algo inmaduro e infantil, aunque eso se justifica por cómo es su mundo. En algunos aspectos, me recordó a los personajes de la novela lad-lit (como las de Nick Hornby). Respecto a esto, es curioso que al final, tanta ciencia, tanta ficción... y la novela es de amores, bastante irreales, "instant-lovers" y poco creíbles, a mi modo de ver. 

La mayor parte de los personajes son planos, e incluso algunos sobran, como los amigos de Tom en su mundo. La astronauta Penélope no es muy coherente. Incluso resulta chocante que una persona que se supone entrenada para soportar situaciones extremas... actúe como describe el autor. Pero, vamos, casi todos los personajes son caricaturescos y con psicologías apenas esbozadas.

La novela me ha parecido larguísima para lo que cuenta; y solo en algunas partes suficientemente interesante para seguirla con algo de interés. También creo que hay "demasiadas"  formas de viajar en el tiempo. Es decir, que existe x máquina del tiempo que sigue unos principios "científicos" y luego otra, inventada por otra persona, que sigue otros, así como otro modus operandi. El personaje del inventor del motor de energía libre, por cierto, es demasiado novelesco para que nos lo creamos, por lo menos en una novela seria. Me lo imaginaba con la pinta de Doc, el de "Regreso al futuro", referente inevitable.

En resumen, una historia alargada y con un ritmo lento, que gustará, probablemente, a los fans de los viajes en el tiempo, aunque la veo algo simplona, fácil y caricaturesca. Al final de la novela me enteré de que están pensando hacer una película...

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

lunes, 4 de diciembre de 2017

Vienen cuando hace frío, de Carlos Sisi

Vienen cuando hace frío
Carlos Sisi
Insólita Editorial
320 páginas


Argumento:

Debido a su falta de empleo y dinero, un hombre, Joe, se retira a una cabaña en Canadá que perteneció a su abuelo, el mítico buscador de oro del Klondike, Cerón Harper. Pero la cabaña, como siempre en estos casos, encierra ominosos secretos y amenazas.


Comentario:

Ya  a la vista del argumento se observa que se trata de la enésima versión de historia de terror con un protagonista aislado en una cabaña en el bosque que es acosado por fuerzas sobrenaturales. Si tomamos en cuenta el estilo literario y la forma de narrar estos hechos, pues también nos damos cuenta de que es la enésima versión de un relato "a la manera de Stephen King", con todos los clichés y tics no solo de este estilo sino incluso de la forma de escribir anglosajona en general. 

Después de una larga e innecesaria aclaración sobre las razones que llevan al personaje a encerrarse en una cabaña abandonada en medio de la nada, y cuyas circunstancias (el desempleo) luego ni se retoman ni tienen la menor importancia (podría haber ido por cualquier otra cosa a dicho lugar), comienzan a sucederle una serie de eventos misteriosos más o menos tópicos, pero que se leen con cierto interés, sobre todo si uno es adepto al género. Piensas, bueno, es un libro émulo de los de King, pero al menos está redactado con corrección y se lee fácil, a pesar de las detalladas descripciones, que eso sí, son muy visuales y pictóricas.

Esta percepción nos acompaña hasta un poco más de la mitad cuando el tono cambia, y del misterio terrorífico torna a horror cósmico surrealista, plagado de descripciones sobreadjetivadas (y con abuso de ciertas palabras genéricas tipo: imposible, indescriptible, etc), que. lejos de transmitir esa sensación de ominosidad y de espanto, a menudo, por la exageración de las frases y comparaciones, logra indeseados efectos cómicos. Ojo, no es así en toda la narración, solo en las frases más exageradas. Pero, vamos, si al principio nos parecía "a la manera de King", luego es "a la manera de Lovecraft" (con todo lo que eso conlleva).

Perplejos, asistimos a un final con "cosas raras", batiburrillo de influencias de películas (Matrix, El Señor de los Anillos, etc), videojuegos y novelas del género, y lleno de demonios, superdemonios y archidemonios, mundos de pesadilla, amenazas extradimensionales de descripción más carnal y corporal que espiritual (aun siendo espirituales, pues su alimento es más bien etéreo), que provoca cierta confusión en el lector y un no saber muy bien a dónde se dirige la novela ni qué se quiere transmitir con ella.

Hay varias cosas previsibles, sobre todo en la primera mitad, personajes que de pronto desaparecen sin dejar rastro, otros que aparecen de la nada y se hacen "los mejores amigos" del prota de un modo bastante poco creíble. De todas formas, los tres personajes que aparecen son planos, hasta el punto de que poco nos importa su devenir en la trama. El protagonista, en concreto, nada tiene que perder, nada que sacrificar, con lo cual sus decisiones peligrosas no nos causan mucho impacto emocional.  También desconcertante que, en medio de la narración, con el punto de vista en x personaje, aparezca un punto de vista de un personaje incidental durante unos párrafos, dando a entender que tendrá importancia y luego no, luego no es nada, se olvida.

En resumen, una obra breve del género terrorífico-fantástico, un poco King, un poco Lovecraft, con un final extraño y situaciones desconcertantes, prolijamente descritas, que podría gustar a los fans de este tipo de historias. A mí es la obra del autor que menos me ha aburrido o que no me ha aburrido, algo es algo. Parece que al menos comienza a cortar por lo sano...

Algunos fragmentos:

Mira entonces hacia delante y se queda mudo, incapaz de absorber toda la información que se le presenta. Poco a poco, sus ojos recorren la escena y empieza a asimilarlo. Se trata de un espacio inconmensurable, inabarcable, que se extiende hasta donde alcanza la vista. Todo es de un predominante color rojo intenso, vivo, como la sangre. Unas formaciones imposibles bajan desde el techo, invisible a causa de la distancia, hacia un abismo por el que se desplaza una neblina roja. Son como repulsivas columnas que laten y se mecen suavemente, gordas e hinchadas como venas plagadas de pequeños sacos de materia orgánica

Y ahí estaba, ocupando todo el marco de la puerta: un agujero imposible colmado de una oscuridad impenetrable, una atrocidad visual que el cerebro insistía en rechazar; la ausencia de todo, rematada por aureolas borrosas de jirones de un negro absoluto que daban vueltas en torno a aquella forma indescriptible.

Y entonces, como si la sola palabra hubiera obrado una suerte de conjuro, el agujero engendró una especie de capullo, una protuberancia pulsante de un tono imposible. En pocos segundos, creció, abyecto a la vista, y vomitó una mancha oscura que empezó a moverse de manera errática. Las formas que había alrededor empezaron a chillar en su cabeza.

Y entonces, sin previo aviso, el torbellino se lanzó contra una de las formas. Hubo un rechinar imposible seguido de un sonido húmedo, y la forma se sumergió en aquella negrura ancestral que hacía pensar en el espacio en los tiempos en los que aún no había sido poblado de estrellas 


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

jueves, 30 de noviembre de 2017

Mil veces hasta siempre, de John Green

T.O.: Turtles All the Way Down, 2017
Editorial: Nube de tinta
Traducción: Noemí Sobregués
300 páginas
16.95 €
Ebook: 8.99 €

Argumento:

Aza Holmes intenta vivir su vida mientras combate una enfermedad mental.   

Comentario:

«Mil veces hasta siempre» es una novela que aborda muchos temas, cada uno con diferente función, interés e importancia en el relato: la enfermedad mental, el primer amor, la amistad, la pérdida de seres queridos o lo sucedido con el millonario Russell Pickett parecen los principales.

Aunque la publicidad de la novela hace hincapié en la «investigación» de lo sucedido a Pickett, dándole gran importancia, su cometido es ser el detonante de la aventura, una subtrama que recorre la  historia casi todo el tiempo en segundo plano, si bien al final se relata, más o menos, qué ha sido de Pickett, dando principio y final a la obra en un intento de cohesionar tramas que no siempre acaban de encontrar su lugar.

Otro de los temas tratados, este sí principal, es la enfermedad mental de Aza (se diría un trastorno obsesivo compulsivo, TOC), a la que se concede mucha importancia, tanto en la reiterada descripción de los síntomas como en la forma que condiciona su vida y sus relaciones con su madre, su mejor amiga, Daisy, o su primer amor, Davis, impidiéndole llevar una existencia «normal» y, en ocasiones, distinguir entre la realidad y sus fantasías autodestructivas, caracterizadas por los pensamientos obsesivos, el miedo a contagiarse enfermedades y la tendencia a menospreciarse y culparse de lo que sucede a su alrededor.

El amor también ocupa bastante espacio, encarnado en su faceta romántica por el romance entre Aza y Davis, poco convencional debido a las obsesiones de ella (el miedo a que millones de microbios la invadan al besarse). También está muy presente en la amistad entre Aza y Daisy, quizá la relación más compleja (dudas, equívocos, lealtad) que mantiene la protagonista, por encima de la que tiene con su madre, viuda, o con su coche, Harold, a quien trata como si fuese un ser vivo.

La obra, narrada en primera persona por Aza, Holmesy para su amiga, hace que destaque el personaje, lleno de matices (inteligente, sensible, con sentido del humor, ingeniosa) además de dotar de cercanía y verosimilitud a lo que cuenta sobre su enfermedad y dar un punto de vista subjetivo que en ocasiones da lugar a equívocos y posteriores aclaraciones (la amistad entre Aza y Daisy especialmente).

El elenco de personajes lo completan los ya mencionados Daisy (autora de fanfics de Star Wars, y quien anima a Aza a hacer cosas), Davis (interés romántico e hijo del millonario desaparecido, sensible y atormentado) y su hermano Noah (necesitado de protección), la madre de la protagonista (siempre preocupada por ella y sin haber superado la viudedad), la doctora Singh (psiquiatra de Holmesy), Mychal Turner (novio de Daisy) y Harold (el coche heredado del difunto progenitor). Todos ellos están dotados de las suficientes características para dotarles de personalidad propia y que cumplan los roles asignados.

Unas breves frases en  las últimas páginas,  indicativas de que Aza narra toda la historia desde un presente bastante lejano de lo que cuenta la novela, sugieren que el tema principal de la historia es la dificultad de crecer, madurar (hay un par de escenas relacionadas con Pickett en las que tanto Aza como Davis y Noah tienen que tomar decisiones trascendentales), con el problema añadido de la enfermedad mental.

En resumen, «Mil veces hasta siempre» está muy bien escrita, con personajes interesantes, momentos intensos, ingenio y humor, aborda temas importantes, no todos igual de bien integrados en la historia, y su lectura resulta tan entretenida como emotiva.


Citas de Mil veces hasta siempre


Comienzo de la novela:


«La primera vez que caí en la cuenta de que yo podría ser un personaje de ficción, asistía de lunes a viernes a un centro público del norte de Indianápolis llamado White River High School, en el que fuerzas muy superiores a mí que no podía siquiera empezar a identificar me exigían comer a una hora concreta: entre las 12:37 y las 13:14. Si esas fuerzas me hubieran asignado un horario de comida diferente, o si los compañeros de mesa que ayudaban a escribir mi destino hubieran elegido otro tema de conversación aquel día de septiembre, yo habría tenido un final diferente, o al menos un nudo narrativo diferente. Pero empezaba a descubrir que tu vida es una historia que cuentan sobre ti, no una historia que cuentas tú.
Crees que eres el autor, por supuesto. Tienes que serlo. Cuando el monótono timbre suena a las 12:37, piensas: «Ahora decido ir a comer». Pero en realidad el que decide es el timbre. Crees que eres el pintor, pero eres el cuadro.»


Capítulo 21 (el porqué del título original de la novela):


«—Un científico está dando una conferencia ante un gran público sobre la historia de la tierra, y explica que la tierra se formó hace miles de millones de años a partir de una nube de polvo cósmico, y durante un tiempo la tierra estaba muy caliente, pero se enfrió lo suficiente para que se formaran océanos. Y en los océanos surgió vida unicelular, y tras miles de millones de años, la vida proliferó y se hizo más compleja, hasta que hace unos doscientos cincuenta mil años la evolución dio lugar a los humanos, y empezamos a utilizar herramientas más avanzadas, y al final construimos naves espaciales y todo lo demás.
»En fin, que el científico da su explicación sobre la historia de la tierra y de la vida, y cuando termina pregunta si alguien tiene alguna pregunta. Una anciana de las últimas filas levanta la mano y dice: «Todo esto está muy bien, señor científico, pero la verdad es que la tierra es plana y se apoya en el lomo de una tortuga gigante».
»El científico decide divertirse un rato con la mujer y le dice: «Bueno, si es así, ¿dónde se apoya esa tortuga gigante?».
 »Y la mujer le contesta: «Se apoya en el caparazón de otra tortuga gigante».
 »Ahora el científico se queda decepcionado y le dice: «Bueno, ¿y dónde se apoya esa segunda tortuga?».
»Y la anciana le contesta: «Señor, no lo entiende. Hay tortugas hasta el infinito».
Me reí.
—Tortugas hasta el infinito.
—Tortugas hasta el puto infinito, Holmesy. Tú intentas encontrar la última tortuga, pero no funciona así.
—Porque hay tortugas hasta el infinito —repetí.
Y sentí algo parecido a una revelación espiritual.»


***T***


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión.

lunes, 27 de noviembre de 2017

La leyenda de las dos piratas, de María Vila

 La leyenda de las dos piratas
Maria Vila
Editorial Planeta
960 páginas
 
 Argumento:

1579. Dos chicas de la aristocracia británica deciden escapar de sus familias y subirse a un barco reputado como pirata. Allí conocerán la vida a bordo, aprenderán a luchar, se enamorarán... pero lo que se planteó como una escapada se convertirá en el inicio de una carrera en el mundo de la piratería.

Comentario:

"La Leyenda de las dos piratas" no es la primera novela de la autora en sentido estricto, ya que publicó una en su primera juventud (aún es joven). No obstante, y dado el tiempo transcurrido, considero esta que nos ocupa como "opera prima".

La obra posee una extensión desmesurada (casi mil páginas), eso hace que el ritmo en ciertas partes se resienta. En particular, la primera mitad, que narra la escapada de las jóvenes y su, digamos, instrucción en las artes de la navegación y la piratería se hace bastante larga. Pero aún se hace más la parte que cuenta, con toda la prolijidad posible, la recluta de tripulación y  sus primeras experiencias. A partir de la mitad, cuando ya entramos en "materia", mejora, hasta llegar un desenlace eficaz y más ágil, que resulta entretenido, aunque esperado. Ciertamente, muchas de las cosas que suceden son previsibles, pero en este caso en el buen sentido, en el de la lógica. Es decir, se nota que la novela está muy bien estructurada y planeada, con episodios que luego se retoman y tienen sentido al final.

Dado que se trata de una novela ambientada a finales del siglo XVI hemos de mencionar la documentación, que en el apartado de la navegación, los barcos y las armas, parece estar bien trabajada. Digo que "parece" porque no conozco en profundidad estos temas, pero, al menos, de cara a lectores medios "da el pego" y se nota trabajada: la autora ha estudiado bastante los términos marineros y las maniobras y artes relacionadas. No obstante, hay algunos errores y anacronismos en otros aspectos como, por ejemplo, temas de costumbres y mentalidades.

He de decir que aunque la documentación sobre barcos parece completa y competente, leyendo a veces me daba la impresión de que las fuentes utilizadas eran de siglos posteriores a la época de la historia. En un par de ocasiones, la autora dice que cierto personaje lleva triconio, que no se puso de moda hasta el siglo XVIII. Lo mismo cabe decir del té, que las protagonistas toman constantemente, y que, como es bien sabido, no se introdujo en Europa hasta el siglo XVII, convirtiéndose en costumbre de las clases altas británicas en fechas incluso más recientes. Hay algún otro errorcillo que no mancha el gran esfuerzo que ha debido de hacer la autora para dotar de verosimilitud la ambientación marinera. Después de todo, ninguna novela histórica está libre de este tipo de "errores".

Los personajes son adecuados a la historia. No están descritos en exceso, ni tampoco son meros nombres. Están bien para el género que es, y además, desarrollan dinámicas de relación entre ellos, algo tópicas, pero efectivas y coherentes, podríamos decir que "clásicas". Eso sí, al inicio había un cierto toque juvenil y como demasiado actualizado en la mentalidad de las adolescentes protagonistas. Tampoco me gustó mucho el tono casi de novela rosa cuando se menciona a los "galanes" de las protas, uno de los cuales tiene una edad demasiado juvenil para el rol que ostenta. O al menos a mí me sonó raro que tuviera diecinueve años un capitán de barco con experiencia; tampoco me cuadraba su forma de ser con la edad. Bueno, podría ser, pero...

Por fortuna, el tono rosa-juvenil desparece cuando se narran las aventuras propiamente dichas y los lances marineros, aunque reaparece cuando las protas piensan en sus enamorados, pero ya más diluido y con mejor encaje en la historia, sobre todo en el caso de la relación de Inés con Fred.

Al final, y esto es remarcable y meritorio, la autora incide mucho más en las relaciones de amistad y camaradería de las mujeres piratas y su tripulación, muy variada en cuanto a las diferentes tipologías de la feminidad. A diferencia de otras novelas donde a las mujeres se las muestra disputando entre ellas, envidiándose y todas esas cosas que la sociedad patriarcal achaca al género femenino, en esta se habla de una unión íntima hasta la muerte, con valores que no suelen asociarse, en novelas y películas, a las relaciones entre mujeres. Es importante que las lectoras tengan estos modelos de ficción.

La historia en sí, el argumento, está bien, pese a ciertos hechos algo inverosímiles (cierta escena en la Torre de Londres). De hecho, mientras leía, me imaginaba esta trama en una película de corte clásico, al estilo de las de los años cincuenta y sesenta. Sin embargo, el número de páginas excesivo lastra mucho la lectura, haciéndola, al menos para mí, muy pesada en ciertos tramos.

En resumen, una aventura clásica, algo poco visto hoy en día, y por lo tanto, digno de ser tomado en cuenta, con protagonistas femeninas fuertes, canto a la amistad y solidaridad entre mujeres, demasiado larga y detallada. Ganaría muchísimo resumiendo escenas y descripciones de acciones. Meritoria propuesta, no obstante, y meritoria elección de la autora por este género, cuando parece que las mujeres solo son tenidas en cuenta si escriben historias "femeninas" y sentimentales.


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

lunes, 20 de noviembre de 2017

Nunca es tarde, de Jerónimo Tristante

Editorial: Algaida, 2017
416 páginas
20 €
Ebook: 7.99 €

Argumento:

Isabel Amat descubre, por casualidad, que unos crímenes cometidos cuarenta años atrás tienen muchas similitudes con otros que se están cometiendo en la actualidad en su pueblo, lo que la impulsa a investigar lo sucedido.

Comentario:

La novela no empieza del todo mal: un pueblecito del pirineo aragonés, una aparición en Halloween con tintes sobrenaturales, misterio que se remite a cuarenta y un años atrás, una protagonista, Isabel, en crisis (matrimonial, maternal, personal), que se pone a investigar por su cuenta lo que en un principio parecen exageraciones y coincidencias… Cierto que no es original, aunque se diría una premisa capaz de dar lugar a una historia entretenida y con capacidad de enganchar.

Desafortunadamente, no tardan mucho en aparecer lo que ya son constantes en la obra del autor: incontables repeticiones de información (casi cada capítulo relata la situación personal de Isabel, los motivos de la visita a la hemeroteca, las similitudes entre lo sucedido en el pasado y en la actualidad, que nadie le comentara los crímenes antiguos, clasificación de asesinos en serie, visión remota, imitador, y un largo etcétera), extraños saltos temporales por los cuales es difícil saber cuánto tiempo ha pasado entre cada escena, algunos creando situaciones extrañas e ilógicas, o cambios de tiempo verbal en una misma frase (se supone que la narración es en tercera persona y presente) que dan lugar a equívocos y obligan a releer varias veces algunos pasajes. También hay unas cuantas erratas, frases hechas y dos o tres conatos de cambiar el punto de vista, situado en casi todo momento en la protagonista.

Si bien se podría achacar a inseguridad del autor sobre cómo contar lo que quiere relatar, lo que realmente parece es que se ha publicado un borrador sin revisar como si fuera una novela. La repetición de hechos, detalles e información sugieren que no se ha releído la obra (o no con la debida atención) para decidir dónde incluir cada cosa o cómo hacerlo. Es habitual en las historias de misterio recapitular de vez en cuando la información proporcionada para recordarla a quien haga varios parones de lectura y pueda olvidar detalles de distinta importancia, aunque eso no justifica hacerlo tan a menudo, menos con tan poca gracia y carencia de recursos, sin un mínimo disimulo.

El punto de partida que impulsa a Isabel a investigar (la búsqueda en la hemeroteca del pueblo de noticias sobre la llegada de su familia a El Valle) no es muy creíble, como tampoco lo es el nulo caso que le hace la policía cuando les cuenta sus sospechas, pero a favor de la protagonista (41 años, aburrida, con un marido infiel e hijos que se han ido de casa) cuenta su capacidad para actuar por sí misma, incapaz de rendirse o renunciar a la misión que se ha impuesto, no es un personaje pasivo, aunque a veces haga cosas de forma precipitada o con poca lógica.

El otro protagonista, Enar Olson, profesor de ciencias, noruego, que escribe novelas policíacas traducidas a varios idiomas, traumatizado por un caso que no consiguió resolver, está dotado de varias similitudes con el autor (profesor, novelas adaptadas a serie de TV, pasión por Sherlock Holmes…) que le hacen parecer un alter ego idealizado de este (incluso menciona, de pasada, haber leído, y disfrutado, las historias protagonizadas por Víctor Ros). También practica la visión remota, toque fantástico en una obra en principio realista, cuyo uso oscila entre lo absurdo, lo innecesario (quizá sirve para «resolver» alguna situación sin tomarse muchas molestias)  y lo increíble (no como algo positivo).

Entre los secundarios resaltan algunos de los personajes entrevistados por Isabel y Enar, vecinos, testigos y familiares de las niñas desaparecidas (Brígida Guardiola, Finita Benet, Guillermo Pau, Mohamed, Fedra Hernández), Bernardo (marido de Isabel), Adrián (un amigo), el policía Darío Garrido, o el alcalde Fabregat, algunos mejor dibujados que otros, que cumplen su cometido de hacer avanzar la historia, ser sospechosos…

Curiosamente, por debajo de la multitud de errores formales, se percibe una estructura típica y tópica que sigue, como si se hubiera utilizado una plantilla, los pasos de una novela del género. Hay dos protagonistas hasta cierto punto poco convencionales, algo de romance, crímenes en el pasado y la actualidad que se saben relacionados, testigos, sospechosos, conversaciones que descartan o ponen en primer plano a uno u otro personaje, pistas que permiten la resolución del caso antes que los protagonistas, confesión y conclusiones.

En resumen, de haber estado bien redactada (revisada) «Nunca es tarde» hubiera podido ser una novela tan sencilla y poco original como entretenida, y a ratos, a pesar de todo, lo es.


Nota: Nunca es tarde es la obra ganadora del XLIX Premio de Novela Ateneo de Sevilla 2017 


**T***



¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

jueves, 16 de noviembre de 2017

Niebla en Tánger, de Cristina López Barrio

Editorial: Planeta, 2017
320 páginas
20.90 €
Ebook: 12.99 €

Argumento:

Tras un breve encuentro con un hombre que se identifica como Paul Dingle, Flora Gascón, insatisfecha con su vida, viaja a Tánger en su busca, guiada por una novela en la que él aparece como protagonista.

Comentario:

«Niebla en Tánger» es una de esas novelas que intentan aunar varios géneros (misterio, romance, metaliteratura, viaje iniciático y hasta un intento de fantástico) con resultados más o menos satisfactorios.

Una de las primeras cosas que se notan es que se trata de una obra bien redactada, con imágenes personales (nada de «Ojos como platos» y coletillas/frases hechas similares), creativas, en ocasiones poéticas y una estructura que, alternando puntos de vista (Flora en tercera persona y presente, la novela que lee, «Niebla en Tánger» en primera persona y pasado), avanza con seguridad hasta su conclusión.

Quizá se podría objetar que los capítulos de la novela que lee la protagonista (cinco, y un epílogo) están algo abarrotados, con mucha información en poco espacio, partiendo de una narración despaciosa y detallista que se precipita según llega la necesidad de concluir la historia, algo que hubiera quedado más disimulado de haber puesto estos pasajes a modo de fragmentos escogidos en lugar de simular la obra completa.

Entre los personajes destacan ambas narradoras, en especial Flora, quien, buscando a Paul Dingle (el actual, el del pasado, ambos, ¿el mismo?), se busca a sí misma, sumida en una situación insatisfactoria (un matrimonio en busca de descendencia, un trabajo anodino, una madre a quien teme decepcionar) en la que su amante de una noche es una excusa para el cambio.

Marina Ivannova, alter ego de su autora, Bella Nur, contribuye tanto a la trama de crimen y misterio como a la metaliteraria, jugando a la autobiografía, a las identidades (también Flora Gascón utiliza el apellido de su abuela, Linardi, y simula tener un blog literario), a la sutil línea que hay entre la realidad y  la ficción, con repetidas referencias a la obra de Oscar Wilde («El retrato de Dorian Grey», «La decadencia de la mentir») a modo de apoyo a su opinión:

«—Usted conoce a Paul.
Los ojos de Bella Nur se iluminan. 
—Le conocí igual que tú —dice. 
 ¿Bella Nur también fue amante de Paul?, se pregunta Flora. 
—¿Cuándo sucedió?
—Hace muchos años, ya soy una anciana. Además, yo conozco muy bien a mis personajes. 
—Paul también es un hombre de carne y hueso.
—Y un personaje de mi novela. Oscar Wilde tiene un maravilloso libro que se titula La decadencia de la mentira.  ¿Lo conoces?
—He oído hablar de él, pero no lo he leído.
—Bien, pues Wilde afirma, y yo estoy de acuerdo, que el arte, la escritura en este caso, no debe imitar a la vida, sino la vida al arte la mayoría de las veces. Wilde decía que en su época se escribía mal porque los escritores mentían muy poco. La mentira en el arte había caído en el oprobio. Escritores como Zola se aferraban demasiado a la realidad, hacían realismo sin imaginación y no realidad imaginativa. Sin embargo, los personajes de Balzac poseían el vivo colorido de los sueños. El arte, si es verdadero, toma la vida como materia bruta, la recrea, la inventa, la imagina, la sueña, dice Wilde. El artista ha de crear la vida, no copiarla.
—¿Mintió usted entonces en Niebla en Tánger?
—No entiendes nada, querida Flora, yo no mentí, creé vida. Espero que puedas comprenderlo.»

Otros personajes (el marido y la madre quedan pronto desdibujados, una molestia, algo que rechazar, de lo que huir), son Deidé Spinelli, la psicoanalista, por Skipe, de la protagonista, excéntrica, divertida, consejera. Y Armand Cohen, quien acompaña a Flora en su recorrido por Tánger (otro personaje destacado), por el presente y por el pasado, colaborador en la «investigación» que lleva a cabo.

La trama de misterio está bien llevada, aunque la conclusión sea un tanto previsible (en el sentido de lógica, no como algo negativo), si bien puede extrañar que a Flora no se le ocurra hasta bien avanzada la obra la explicación de algo que, por momentos, adquiere tintes fantásticos.

En resumen, «Niebla en Tánger» es una novela bien escrita, que mantiene el interés, y logra conjugar las diversas tramas (misterio, metaliteratura, romance) y su resolución manteniéndose dentro de la lógica y el realismo, sin caer en sorpresas o giros espectaculares que le hubieran restado credibilidad.


Nota: Niebla en Tánger es la novela Finalista del Premio Planeta 2017.


***T***


¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

lunes, 13 de noviembre de 2017

El fuego invisible, de Javier Sierra

El fuego invisible (Premio Planeta 2017)
Javier Sierra
480 páginas
Planeta

Argumento:

Un profesor medio español medio irlandés, recibe el encargo de ir a España a buscar un curioso libro, pero una vez allí, se ve involucrado en un misterio más intrincando y metafísico, en el que tiene participación una vieja amiga de la familia, la escritora Victoria Goodman, y su extraña secta de colaboradores.

Comentario:

La novela ganadora del último premio Planeta (2017), enmarcada en el género de misterios esotéricos, contiene la mayor parte de las características del bestseller. Se lee fácil, posee un tema que no pasa de moda, atractivo para ciertos públicos, y está salpicada por  dosis de erudición seudohistórica y mitológica. No obstante, hemos de reconocer que, para ser un bestseller, la novela no está mal redactada. Al menos eso se lo han trabajado, así como la revisión, al contrario que el ganador del año pasado, al que se le podían poner muchas más pegas. De este se puede decir que, al menos en ese aspecto, posee una prosa correcta y legible.

El prólogo no me dio muy buena impresión (debido a los diálogos explicativos, con personajes que le hablan a otros de cosas que ya conocen solo para que se entere el lector, de un modo un poco forzado,  y a cierta sensación de repetitividad), sin embargo, a partir de ahí el libro, narrado en primera persona por el profesor protagonista, remonta, y, al menos en los primeros capítulos, obviado el hecho de que la excusa para el viaje a España sea algo tonta, logra despertar el interés y la intriga con una nueva visión del Grial, o medio nueva, que mezcla lo que se conoce tradicionalmente de este mito, con alguna aportación del autor, relacionada con la creatividad humana. Por decirlo de algún modo, se centra en el Grial como concepto metafísico o forma de desarrollo humano espiritual más que como objeto o reliquia mágica.

Sin embargo, hasta casi la mitad, la obra es claramente expositiva o de "presentación", de forma que da la impresión de que ocurren pocas cosas o ninguna o de que se trata de una "aventura estática", donde la gracia está en las teorías e hipótesis expuestas más que en la acción tradicional.

Esta forma de contar puede tener sus adeptos, no lo niego, pero quizás decepcione a los que busquen narrativas más parecidas a la de Dan Brown y sus continuos viajes en busca de los misterios. No digo que no haya aquí movimiento, pero está bastante limitado y centrado en tierras españolas. De todas formas, creo que, aun así, mantiene cierto interés.

A mi modo de ver, la novela decae precisamente cuando termina la presentación y vamos intuyendo que la aventura y su desenlace no van a estar a la altura de la intriga creada, cosa que sucede en efecto. O a mí me ha parecido que el final es bastante flojo, y demasiado fantástico, aunque, a decir verdad, está en la línea de las ideas de los personajes y del propio autor. También en la parte final se vuelve la historia un poco caótica, con muchos elementos mezclados que no combinan bien.

Respecto a los personajes, bueno, se trata de un bestseller, no se pueden pedir peras al olmo... De todos ellos, destacaría a la excéntrica Victoria Goodman. El resto, incluido el protagonista, no merecen mucha mención.

En resumen, una novela bestseller con los temas típicos, prosa correcta, un final decepcionante y no tanta acción como podría esperarse. Tampoco aburre mucho.
 
¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

lunes, 6 de noviembre de 2017

En estado salvaje, de Charlotte Wood

En estado salvaje
Wild
Charlotte Wood
Traductor: Miguel Temprano García
Editorial Lumen
256 páginas

 
Argumento:

Una joven despierta en unos barracones al que la han conducido junto con otras chicas, ninguna de las cuales sabe por qué está allí. Eso será el inicio de un calvario indescriptible e incomprensible, en el que serán tratadas como esclavas y hasta como animales..

Comentario:

Lo primero que hay que decir es que esta novela no relata una historia realista, sino más bien está contada en clave de fábula, relato simbólico, metafórico o como se le quiera llamar, derivado de la falta de un contexto que permita situar cronológica o geográficamente la acción (bueno, se dice que están en Australia, pero no hay detalles que la vinculen con el país real). Tampoco es que sea una distopía, o más bien, no hay datos suficientes para sacar esa conclusión.

Teniendo en cuenta el carácter simbólico de la historia, queda en segundo plano la verosimilitud de lo que se narra en ella. Es decir, no es nada creíble lo que ocurre, pero porque tampoco creo que sea la intención de la autora. De lo que se trata es de transmitir un mensaje a través del simbolismo.

Obviamente, dicho mensaje es feminista, o en contra de los paradigmas patriarcales, o ese es el propósito. Primero, las protagonistas femeninas, las chicas retenidas contra su voluntad en una especie de campo de concentración en medio del desierto, están sometidas a la autoridad de tres personas, dos de las cuales son hombres, que las tratan como esclavas. Al principio, antes de darme cuenta de que se trataba de metáforas pensaba que todo eso tendría un sentido, y que llegaría algún punto en la novela donde se explicaría qué estaba ocurriendo. Ese momento nunca llega, así que quien lea el libro pensando en desenlaces sorprendentes o revelaciones o intrigas resueltas, más vale que se vaya preparando para la decepción. No solo no se explica nada, sino que además, el final es abierto y ambiguo, interpretable.

Cuando te das cuenta de que todo tiene un simbolismo comienzas a entender que cada chica representa una forma de feminidad oprimida, y que cada uno de los carceleros es una forma masculina de oprimir. También la mujer que colabora con los carceleros, que sería la versión colaboracionista con el "enemigo".

Naturalmente, todo está expuesto con crudeza, con escenas de violencia y sangre, más abundantes conforme avanza la obra y se va degradando la situación inicial en el campo de concentración. Al final, la autora hace variadas reflexiones sobre la feminidad, incluso en su vertiente salvaje, de vinculación con la naturaleza, su esencia casi mitológica de dadora y arrebatadora de vida.

Pero resultan mucho más inquietantes las escenas iniciales, cuando observas que dos hombres armados solo con una porra someten a una decena de jóvenes sin problema alguno, y ellas se dejan, sin plantearse siquiera rebelarse contra ellos, lo cual también puede ser metafórico de la historia de la mujer. De hecho, me da la impresión de que la autora ha querido plasmar precisamente eso, una historia resumida de la opresión de la mujer a lo largo de los siglos, comenzando con la aceptación sumisa de todo, y siguiendo con una cierta rebeldía que el final frustra, pues de nuevo caen las jóvenes de la novela en la sumisión, salvo una que retorna a su esencia "salvaje".

La novela está bien escrita, narrada en presente y algunas partes en pasado (no se sabe por qué este cambio); tiene partes líricas y poca acción a decir verdad; es más un cuento que una novela en sí; hay pocos diálogos, pero como es breve no se hace pesada. Sin embargo, si bien comienza con la intriga de saber qué ocurre, pronto se detecta que la intriga no lleva a ningún lugar concreto. Sobre la mitad, el ritmo se estanca y la novela se hace repetitiva. Los personajes tampoco me parecen en exceso trabajados. Hay muchas chicas pero pocas con personalidad propia detallada.

En resumen, una historia con  una prosa aceptable, incluso poética en algunas partes, escenas desagradables para los amantes de los animales (los conejos, en concreto), con cierta ambición literaria y de mensaje pero que podría no satisfacer a quienes busquen una intriga o una historia realista. A mí, personalmente, no me ha llenado.

¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)

lunes, 30 de octubre de 2017

Parece mentira, de Juan del Val

Editorial: Espasa, 2017
Colección: Espasa narrativa
270 páginas
19.90 €
Ebook: 12.99 €

Argumento:

El escritor Claudio Valcárcel relata diversos pasajes de su vida a modo de novela.

Comentario:

Si bien en algunas entrevistas el autor ha comentado que (en la vida real) mantiene un matrimonio abierto con su esposa (Nuria Roca, coautora de varias obras anteriores y a quien dedica esta), en la novela, o autobiografía (el autor no aclara qué partes son reales, o no), no se aborda el tema, aunque sí se habla mucho de mujeres, casi siempre de cuestiones externas como belleza, ropa y cómo se relaciona el protagonista con ellas en términos de sexo e infidelidad (no es capaz de ser fiel a ninguna).

Además de su matrimonio con la exitosa pintora Julia Ferrer (supuesto alter ego de Nuria Roca), cuya relación no es tan morbosa como parecen sugerir las declaraciones de ambos, también se mencionan relaciones con otras mujeres, desde la primera novia hasta la mujer más mayor con la que ha estado, las recurrentes visitas a Elisa, una prostituta, o la sesión de tantra con Elena, aquejada de anorgasmia, en presencia de Irene, su «profesora».

Sin embargo, más interesantes que estos pasajes (supuestamente) morbosos, son relatos como la estancia de Claudio en el manicomio («A los manicomios ya no se los llama así, sino hospitales psiquiátricos o unidades de internamiento. No es importante el nombre, pero yo prefiero llamarlo manicomio porque suena peor.»), las conversaciones con Cosme, el psicólogo al que acude, o la compleja relación con sus progenitores y demás familiares (hermano, hermana y cuñado).

Hay también momentos emotivos, duros, profundos, que en ocasiones pueden resultar crueles por su sinceridad (la mencionada estancia en el manicomio, la pérdida del padre) alternados con anécdotas de la vida laboral de Claudio y su desparpajo para medrar desde llevar una carretilla llena de hormigón en una obra a trabajar en el diario El Independiente como periodista taurino, escribir novelas con seudónimo femenino o, más tarde, sus propias obras.

En lo formal, la historia está bien redactada, en una primera persona cercana y convincente, con capítulos cortos, la mayoría de ellos acabados con el resumen de la conclusión a la que llega el protagonista a partir de la anécdota que cuenta. Mantiene el interés y la «intriga» al aparcar un tema y no recuperarlo hasta varios capítulos después, «resolviendo» las situaciones en varias entregas.

Sin embargo, le falta cohesión, sentido, a lo que se cuenta, y acaba sin una sensación de final, de conclusión, como si no hubiera un motivo para reunir todos esos relatos autobiográficos del protagonista, lo que deja la narración coja, a falta de algo que el autor no ha sabido, o querido, incluir, quizá por cómo admite escribir sus obras:

«Yo escribiendo jamás he sabido dónde quería ir. Es algo que, por lo visto, no es muy frecuente en los autores de novelas, que saben cómo empieza y cómo va a terminar su libro. Yo no sé ni siquiera lo que voy a escribir cada día que me levanto. Empiezo a escribir y, a medida que aprieto teclas, la escritura me va llevando hasta el punto de que yo mismo me sorprendo cuando se me ocurre algún giro argumental.»

En resumen, «Parece mentira» es una novela de lectura fácil y amena, beneficiada por la brevedad de sus capítulos, la ligereza de la narración, un protagonista que, con sus luces y sombras, consigue que se empatice con muchas de las situaciones que narra, aunque no responda del todo a o cómo se la publicita (¿morbo?): «Una novela que  encantará a las lectoras, en la que la sinceridad es ¿absoluta?, y el morbo, incuestionable.»


Citas:

«No tengo el hábito de leer, ni siquiera demasiado interés. No estoy orgulloso de ello, simplemente es la verdad. Cuando me «colé» como un intruso en el periodismo hice el esfuerzo de leerme algunos libros, casi todos de toros, y desde entonces no he llegado a la media de un libro al año y creo que estoy exagerando. Me lo he pensado mucho a la hora de desvelar que soy un escritor que no lee, porque soy consciente de que esto puede molestar a otros colegas y que alguno lo utilizará en mi contra. Y quizás tampoco le guste a buena parte de los lectores, sobre todo a esos que creen que cuanto más se lee, mejor se piensa. A la gente le acompleja no leer, a mí me ha pasado durante mucho tiempo. Pero el caso es que conozco lectores empedernidos que como personas carecen de interés. Es más, las que continuamente explican el mundo a través de referencias literarias me provocan cierto rechazo. Es una manía que reconozco. La lectura es una afición más, una forma de entretenerse como otra cualquiera. Yo veo la tele, escucho mucho la radio y veo películas y series con frecuencia. He visto mucho cine y de todo tipo, salvo de ciencia ficción y de miedo. Ninguno de esos dos géneros me interesa lo más mínimo. Las de ciencia ficción porque me dan igual los meteoritos, que se acabe el mundo, las naves espaciales, que en el futuro vayamos a otros planetas o que seamos capaces de teletransportarnos. Me aburre. Y las de miedo no me gustan por el simple motivo de que me dan miedo… La lectura está sobrevalorada, iba diciendo. Y los escritores, os confieso, son en general gente bastante aburrida. Es una obviedad decir que no todos, pero muchos de los que conozco viven siempre demasiado pendientes de su ego como para tomarse en broma. También están los escritores que interpretan todo el rato el papel de escritores, tan tópicos y previsibles. Impostando una falsa profundidad, representando el papel de seres sensibles, aunque no sean más que unos cursis. Se inspiran bajo la lluvia de París y son tan pedantes que les gusta más Brooklyn que Manhattan. Se los reconoce porque suelen hacerse fotos apoyando su barbilla en dos dedos de su mano engañando a la cámara con una falsa mirada penetrante. Me hacen muchísima gracia.»

***T***



¿Qué te ha parecido la reseña? ¿Te apetece leer este libro? ¿Ya lo has leído? (Los comentarios están moderados con lo cual tardan un poco en salir. El blog no se hace responsable de los spoilers que puedan aparecer en los comentarios, ya que Blogger no permite editarlos. Se ruega que se ponga un aviso si se van a mencionar. Gracias por tu opinión)